Páginas vistas en total

viernes, 11 de febrero de 2011

Se fue Mubarak y Egipto festejó su derrocamiento

Por Robert Fisk *- Página 12


De pronto todos comenzaron a cantar. Y a reír y llorar y gritar y rezar, arrodillándose en la calle y besando el sucio pavimento justo en frente de mí, bailando y agradeciéndole a Dios por librarlos de Hosni Mubarak –un gesto generoso, pues fue su coraje más que la intervención divina lo que libró a Egipto de su dictador–. Era como si cada hombre y mujer se hubieran casado recién, como si la alegría pudiera borrar todas las décadas de dictadura y dolor y represión y humillación y sangre. Para siempre se conocerá como la Revolución Egipcia del 25 de enero –el día que comenzó la revuelta– y por siempre será la historia del pueblo que resucitó.

El viejo se había ido finalmente, entregándole el poder no al vicepresidente sino –curiosamente, aunque los millones de revolucionarios no violentos no estaban en condiciones de apreciar eso anoche– al consejo del ejército de Egipto, a un mariscal de campo y a un montón de brigadieres generales, garantes, por ahora, de todo por lo que los manifestantes prodemocracia habían luchado, y en algunos casos muerto. Y hasta los soldados estaban felices. En el mismo momento en que la renuncia de Mubarak se expandía como fuego entre los manifestantes afuera de la estación de televisión estatal en el Nilo, la cara de un joven oficial estalló de alegría. Todo el día, los manifestantes habían estado diciéndoles a los soldados que eran hermanos. Bueno, veremos si es verdad.

Hablar de un día histórico de alguna manera no expresa la verdad de lo que la victoria de anoche realmente quiere decir para los egipcios. Con mero poder de voluntad, con coraje frente a la odiosa policía de seguridad de Mubarak, con la comprensión de que a veces hay que luchar para derrocar a un dictador con algo más que palabras y facebooks, con el mismo acto de pelear con puños y piedras contra policías con armas y gas lacrimógeno y balas de plomo, lograron lo imposible: el fin –y deben rogarle a su Dios que sea permanente– de casi 60 años de autocracia y represión, 30 de ellos de Mubarak. Los árabes, difamados, maldecidos, abusados racialmente en Occidente, tratados como retrasados y sin educación por muchos de los israelíes que querían mantener el gobierno a veces salvaje de Mubarak, se habían levantado, abandonaron su temor y tiraron al hombre al que Occidente quiere como un líder “moderado” que haría lo que se les antojara por el precio de 1500 millones de dólares por año. No son sólo los europeos de Oriente los que pueden tolerar la brutalidad.

Que este hombre –menos de 24 horas antes– había anunciado en un momento de locura que todavía quería proteger a sus “hijos” del “terrorismo” y que se quedaría en funciones, hizo que la victoria de ayer fuera mucho más valiosa. El jueves a la noche, los hombre y mujeres que exigían democracia en Egipto blandían sus zapatos en el aire para mostrar su falta de respeto por el decrépito líder que los trataba como niños, incapaces de dignidad política y moral. Luego, ayer, simplemente huyó a Sharm el Sheik, un lugar de descanso estilo occidental sobre el Mar Rojo, un lugar que tiene tanto en común con Egipto como Marbella o Bali.

Así que la Revolución Egipcia estaba anoche en las manos del ejército del país, mientras una serie de declaraciones confusas y contradictorias del ejército indicaban que los mariscales de campo, los generales y los brigadieres de Egipto estaban compitiendo por el poder en ruinas del régimen de Mubarak. Israel, de acuerdo con varias prominentes familias militares de El Cairo, estaba tratando de persuadir a Washington de que promocionara a su egipcio favorito –el ex “capo” de inteligencia y vicepresidente Omar Suleimán– para la presidencia, mientras que el mariscal de campo Tantawi, el ministro de Defensa, quería que su jefe de Estado Mayor, el general Sami Anan, gobernara el país.

Cuando Mubarak y su familia fueron enviados a Sharm el Sheik, ayer a la tarde, sólo se confirmó que su presencia era más irrelevante que provocativa. Los cientos de miles de manifestantes en la plaza Tahrir olían la misma decadencia de poder y hasta Mohamed el Baradei, el ex inspector de armas de la ONU y ambicioso Premio Nobel, anunció que “Egipto iba a explotar” y que “el ejército debía salvarla”.

Los analistas hablan de una “red” de generales dentro del régimen, aunque es más bien una telaraña, una serie de altos oficiales competitivos cuya propia fortuna personal y privilegios celosamente guardados fueron ganados por servir al régimen, cuyo líder de 83 años ahora aparece tan demente como senil. La salud del presidente y las actividades de los millones de manifestantes pro democracia en Egipto son, por lo tanto, menos importantes que las salvajes luchas internas del ejército.

Pero si bien se deshicieron del “rais” –el presidente– el alto comando del ejército está formado por hombres del viejo orden. La mayoría de los oficiales del rango más alto del ejército fueron absorbidos dentro del núcleo del poder del régimen. Durante el último gobierno de Mubarak, el vicepresidente era un general, el primer ministro era un general, el viceprimer ministro era un general, el ministro de Defensa era un general y el ministro de Interior era un general. Mubarak mismo era comandante de la fuerza aérea. El ejército llevó a Nasser al poder. Apoyó al general Anwar Sadat. Apoyó al general Mubarak. El ejército introdujo la dictadura en 1952 y ahora los manifestantes creen que se convertirá en la agencia de la democracia. Vaya esperanza.

Por lo tanto –tristemente– Egipto es el ejército y el ejército es Egipto. O por lo menos eso quiere creer. Por eso desea controlar –o proteger, como reiteran constantemente los comunicados del ejército– a los manifestantes pidiendo que Mubarak se vaya. Pero los cientos de miles de revolucionarios democráticos de Egipto –furiosos por la negativa de Hosni Mubarak de abandonar la presidencia el jueves por la noche– comenzaron su propio golpe militar en El Cairo ayer, desbordando la plaza Tahrir, no sólo alrededor del edifico del Parlamento sino en el lado del Nilo, donde está la televisión estatal y las centrales de radios, y por donde pasa la carretera que lleva a la lujosa residencia de Mubarak en el caro suburbio de Heliopolis. Miles de manifestantes en Alejandría llegaron a las mismas puertas de uno de los palacios de Mubarak, donde la guardia presidencial entregaba agua y comida en un dócil gesto de “amistad” hacia la gente. Los manifestantes también tomaron la plaza Talaat Haab en el centro comercial de El Cairo, mientras cientos de académicos de las tres principales universidades de la ciudad marchaban hacia Tahrir a media mañana.

Después de la furia expresada durante la noche por el paternalista y profundamente insultante discurso de Mubarak –cuando habló largamente sobre él mismo y su servicio en la guerra de 1973 y se refirió sólo vagamente a los deberes que supuestamente debería reasignar a su vicepresidente, Omar Suleimán– las manifestaciones de ayer comenzaron en medio del humor y una extraordinaria civilidad.

Si los secuaces de Mubarak esperan que su casi suicida decisión del jueves provocaría la violencia en los millones de manifestantes por la democracia en todo Egipto, estaban equivocados: alrededor de El Cairo, los jóvenes hombres y mujeres que eran la base de la Revolución Egipcia se comportaron con la moderación que el presidente Obama pidió ayer. En muchos países, hubieran quemado edificios del gobierno después del discurso desmedido presidencial; en la plaza Tahrir, leyeron poesía. Y luego escucharon que su desgraciado antagonista se había ido.

Pero el verso árabe no gana revoluciones, y cada egipcio sabía ayer que la iniciativa no estaba más con los manifestantes que con la remota, ligeramente demente figura del ex dictador. Pues el futuro cuerpo político de Egipto está compuesto por hasta cien oficiales, cuya antigua fidelidad a Mubarak ahora ha sido abandonada totalmente. Un comunicado militar de ayer a la mañana –leído, curiosamente, por un presentador civil de la televisión estatal– pedía “elecciones libres y justas”, añadiendo que las fuerzas armadas egipcias estaban “comprometidas con las demandas del pueblo”, que debería “reasumir su forma normal de vida”. Traducido al lenguaje civil, esto significa que los revolucionarios debían empacar mientras un círculo de generales se divide los ministerios del nuevo gobierno. En algunos países esto se llama “golpe de Estado”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

No hay comentarios:

Publicar un comentario