Páginas vistas en total

miércoles, 16 de febrero de 2011

Represor en el banquillo

El 4 de agosto de 1976, luego de ser torturada en la Comisaría 5ª de La Plata y en el centro clandestino El Vesubio, Analía Magliaro fue trasladada a Mar del Plata en un avión del Ejército. El oficial que debía entregarla a la Agrupación de Artillería de Defensa Aérea 601, capitán Eduardo Berazay, exigió y obtuvo un recibo, que firmó el capitán Fortunato Valentín Rezett. Cuando Berazay relató la historia en el juicio a los ex jefes de área porteños, en 2009, el fiscal federal Félix Crous pidió su imputación por el homicidio de Magliaro, en un enfrentamiento fraguado. El coronel retirado Rezett fue procesado en febrero de 2010, la Cámara Federal confirmó el fallo en abril y mañana comenzará a ser juzgado por el Tribunal Oral Federal 1 de Mar del Plata, que integran Roberto Falcone, Mario Portela y Martín Bava.
Berazay, miembro de la Compañía de Policía Militar 101, relató que retiró a Magliaro de la Comisaría 34ª porteña y la trasladó en un camión rumbo a aeroparque. El avión aterrizó en la pista de la agrupación que comandaba el condenado coronel Pedro Barda. Ante el extraño pedido de Berazay, Rezett consultó a un superior y firmó un recibo con su nombre y la aclaración “Cap S2 AGR ADA 601”, es decir su grado (capitán), la sigla de la sección inteligencia (S2) y el destino. Durante su indagatoria, Rezett reconoció su firma, dijo que consultó “al teniente coronel Costa”, quien “le ordenó realizar dicho certificado y firmar él mismo”. A partir de mañana a las 9 podrá ejercer su defensa en un juicio oral y público.

Fuente: Página 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario