Páginas vistas en total

miércoles, 19 de enero de 2011

La Ciudad Católica (Iglesia y dictadura) por Verbitsky


En 1958 desembarcó en la Argentina la primera avanzada de La Cité Catholique, un retoño de la organización monárquica católica L´Action Française creada por Charles Murras. Con ella llegó al Río de la Plata la doctrina de la guerra contrarevolucionari, la técnica de la tortura y su fundamento dogmático tomista.
En un libro Le Marxisme-léninisme, se dice que que al enemigo (marxismo)sólo puede oponérsele con éxito una fe profunda, una obediencia sin límites al Santo Padre, un conocimiento acabado de las directivas de la Iglesia. Tanto Charles Lacheroy, como Roger Trinquier. Ousset, y Jean Gardes, desarrollaron un concepto nuevo, el de la subversión, un enemigo proteico esencial, no definido por sus acto, cuya finalidad es subvertir el orden cristiano, la ley natural o el plan del Creador.
Jacques Massu, refiriéndose a las torturas inquisidoras de la iglesia y los militares, sobre los denominados "subversivos" argumentan que "Si la ley permite, en interés de todos, suprimir a un asesino, ¿por qué se pretende calificar de monstruoso el hecho de someter a un delincuente, reconocidocomo tal y por ello pasible de la muerte, a un interrogatorio penoso, pero cuyo único fin es, gracias a las revelaciones que hará sobre sus cómplices y sus jefes, proteger a inocentes? En circunstancias excepcionales, recursos excepcionales"

No hay comentarios:

Publicar un comentario